Sobre el rol del planificador moderno…

Muchas cosas valiosas me dejó el curso de Planificación Estratégica del Postgrado Gerencia de Telecomunicaciones de la USB. Todavía estoy asimilando algunos conceptos y tratando de digerir el contenido, mientras espero se asienten en mi neocorteza (según Daniel Goleman, autor del libro Inteligencia Emocional, es precisamente la neocorteza la que capa responsable de trazar estrategias, planificar a largo plazo y desarrollar “artimañas mentales”) lo más relevante del curso.

Mientras, me permito transcribir parte del material facilitado por Eduardo Betancourt (prof de la UCAB y la USB) acerca de un paradigma de la Planificación y su consecuente consideración:

“PARADOJA: Los planificadores ya no son los planificadores.

Si la planificación es algo que deben hacer los mismos que van a ejecutar las acciones, ¿cuál es el rol o papel que cumplen entonces los “planificadores” en este nuevo concepto?

Como bien lo apunta Mintzberg, el nuevo “planificador” tiene roles diferentes a los que estaba acostumbrado en la planificación tradicional: Por un lado deben ser catalizadores del proceso de planificación (un catalizador es un cuerpo capaz de producir una reacción) En otras palabras el planificador debe ser agente activo en la organización y coordinación del proceso de planificación y en el seguimiento del mismo para que sea exitoso.

Por otra parte deben ser analistas profundos de ciertos insumos que se suministran a quienes tienen que hacer la planificación: análisis del entorno, metodología, información relevante, etc.

En tercer lugar deben ser “descubridores” y ayudantes de “descubridores”. Es decir, deben estar atentos a las ideas que surgen en los diferentes ámbitos de la empresa e incluso en muchos casos deben integrarlas en ideas mejores y devolverlas a aquellos que tiene la función de llevarlas a cabo, para que las adopten como propias.

Igualmente deben hacer las preguntas adecuadas a los que están planificando para forzar la reflexión y creatividad de los mismos. Preguntas tales como “¿Qué nos impide alcanzar mejores niveles de productividad?” “¿Cómo lo hacen los mejores en determinada área?” “¿Que otras alternativas se podrían generar para solucionar este problema?”, deben pasar a formar parte de la conversación habitual de un planificador con quienes tienen la responsabilidad de las operaciones de la empresa.

Un cuarto rol es el de divulgador: el planificador debe diseminar en la empresa las nuevas ideas que se generen con el fin de que otros las puedan aprovechar.

Por último, el planificador debe ser un educador. Como persona que observa el proceso de planificación en diversos grupos, está en capacidad de dar retroalimentación a estos grupos, que le permitan corregir fallas y profundizar fortalezas. Al hacerlo debe ejercer también un rol motivador en los mismos.”

En un post futuro hablaré sobre el rol del planificador moderno, desde mi perspectiva y experiencia personal.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s