La variable independiente: Estudios sobre la cultura del venezolano I

Tomado de: http://colgadodelapared.blogspot.com

Confieso que siempre me quejo de la idiosincracia del venezolano: no me siento identificado con los rasgos que nos caracterizan como sociedad y que nos (des)unen como hijos de esta tierra. Finalmente he encontrado un ensayo que materializa mi descontento desde un punto de vista académico, con pruebas cientificas y todo. Este libro, escrito por Alberto Rial, explica el resultado de algunos estudios que dibujan el perfil motivacional predominante en la población.

El primer estudio (McClelland – 1974) arrojó como resultado que el venezolano es un individuo con MUY alta motivación al poder, mediana motivación a la afiliación y MUY baja motivación al logro. Estos resultados contrastan con los de países desarrollados, los cuales manifiestan ALTA motivación a logro, media motivación a la afiliación y muy baja motivación al poder. Vamos a ver ahora en que consisten estas 3 manifestaciones.

  • Motivación al Logro: “Quien tiene alta motivación al logro se fija metas realistas, pero retadoras, y disfruta por igual el reto de alcanzar la meta, el resultado final de su esfuerzo y el proceso de llegar a ese resultado… la persona se propone metas para sí misma y trabaja de manera persistente hasta conseguirlas… se exige a sí misma hacerlas con excelencia y con su propio toque personal… ”
  • Motivación al Poder: “Impulsa al individuo a controlar otras personas, a manipularlas… a influenciarlas para que hagan unas cosas y otras no… Exige obediencia y disfruta con el temor o el respeto que le profesan los demás.”
  • Motivación de Afiliación: “Impulsa al individuo a establecer relaciones interpersonales agradables, a querer y buscar ser querido, lo induce a buscar las compañía de los demás… El rechazo, la exclusión o el aislamiento son castigos muy duros para quien tiene alta necesidad de afiliación”

El PODER es la verdadera motivación de la sociedad venezolana. Las consecuencias de una sociedad motivada por el poder son: el centralismo del gobierno, el autoritarismo de los funcionarios públicos (desde el que saca la cédula, pasando por el fiscal de tránsito, hasta vigilante de la entrada INTT), los controles de cambio, de importación, de exportación, los formatos con diez sellos y treinta firmas, el proteccionismo y un largo etcétera. Según el autor, un derivado inequívoco son los privilegios de los que gozan los funcionarios públicos: en lugar de cumplir como servidores de la sociedad, cumplen con una autoridad que les da prerrogativas inalcanzables para el resto de la población. Los jerarcas del gobierno no hacen cola, llevan escoltas y guardaespaldas, disfrutan de comisiones, viaje, colitas en los aviones de PDVSA, etc…

Pero no te creas que las empresas son muy distintas: la motivación por el poder se ve hasta en las juntas de condominio. Estoy seguro que todos conocemos personajes que se pasean orondos por las empresas, con miradas desafiantes de revancha, creídos más capaces, inteligentes y fuertes que sus compañeros. Ellos dicen: “Esta gente me teme, se asusta cuando me ve. Sin embargo, reconocen mis méritos, mi inteligencia, mis grandes dotes de gerente. Si me vieran mis amigos del barrio, del colegio, de la universidad; que diferente sería su opinión de mi”.

Es la misma revancha que se promueve desde el gobierno. En ambos casos, repentinamente empienzan las reorganizaciones, las remociones caprichosas y los pases de factura, y esto no promueve otra cosa que la lenta caída de cualquier organización y de cualquier país. Es de esperarse que en un país donde se tiene la idea que el viento no sopla ni las hojas de los árboles se mueven sin la bendición y la órden del jefe, todo queda centralizado en unas pocas manos.

Es o no cierto que esto es lo que sucede en nuestro país?

4 pensamientos en “La variable independiente: Estudios sobre la cultura del venezolano I

  1. mroswaldo

    Por lo menos la parte que escuche, en una conversación con una periodista de globovision, hoy, domingo, en la mañana(28/07/2013) me llamó poderosamente la atención. Y el escrito aquí publicado, define una parte de la realidad visible, en esta bella y generosa tierra Venezolana. Ojalá muchos se den cuenta de esta ralidad y comiencen ha hacer algo

    Responder
  2. Carlos Gómez

    El libro mencionado es realmente una pieza para el estudio. Yo también tuve la oportunidad de ver la entrevista que se le hizo al autor (Alberto Rial). Para mí el tema de la cultura en las organizaciones fue un pinchazo académico. Lo que ocurrió cuando hacía mi posgrado de Gerencia de Proyectos en la UCAB. Posgrado que seguí mientras estaba en la Cantv a pocos años de su privatización. Mezcla apasionante. Porque era leer temas relacionados a las organizaciones y sus cambios y lo que se ocurría en la empresa de telecomunicaciones. Luego, al hacer mi maestría en Inglaterra, una vez más el tema de la cultura se presentó. Y apareció Geert Hofstede con su Culture and Organizations: Software of the Mind. Mi tesis trató sobre el cambio cultural y por supuesto que Hofstede no podía estar ausente.

    Resulta que al escuchar lo que decía Alberto Rial el apellido Hofstede salto de la memoria. Presté más atención a la entrevista a ver si lograba tomar nota del título del libro: La Variable Independiente. ¡Vaya, el nombre! Al día siguiente a la librería para hacerme de un ejemplar. Lo voy leyendo con calma y la campana no deja de sonar. Desde la inroducción ya las sorpresas y reconocimientos están en cada párrafo. Inicia presentando ciertos eventos de impacto en la economía de Venezuela. Alza y caída del precio del petróleo y revienta la crisis económica. Se hace una pregunta: <> Continúa su explicación al mencionar que un recurso argumental (común) es atribuir la culpabilidad de nuestro destino a la “maldición de la renta”. Esto significa que si el oro negro no hubiera aparecido, todo sería diferente porque los venezolanos hubiéramos creado sistemas menos dependientes de la riqueza repentina. Rial afirma que nosotros respondemos a un concepto rentista de la vida y nos llegó el petróleo. En este punto lo que dice tiene sentido. Según recuerdo de mis clases en secundaria sobre historia y geografía, no se me escapa el hecho de ser una nación rentista mono-productora. ¡Caramba, todo tiene sentido! Les invito a que se compren su ejemplar.

    Ahora, nuestras conclusiones no deben ser pesimistas. Creo que lo importante es recoger cuáles son nuestras cualidades como pueblo. Y todo aquel en posición de tomar decisiones, puede ayudar mucho al plantearse modelos de trabajo que ayuden al cambio cultural dentro de la organización en la que se vea involucrado, sea esta una empresa, junta de condominio, etc.

    Mis saludos y felicitaciones por el blog.

    La Variable Independiente: El rol de la idiosincrasia en el desarrollo de Venezuela. Editorial Alfa. 1ª Edición. Abril 2013.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s