Liberalismo en Venezuela

Soy liberal y no tengo miedo a decirlo!

Creo, en primer lugar, en la propia autodeterminación del hombre – para decidir su destino. No creo en las limitaciones que se le endilgan a las clases sociales más bajas y con las que el progresismo juega a conveniencia para intentar maniatar la libertad: Así, creo en la igualdad ante la ley y no en la igualdad de oportunidades; creo en un Estado con poderes bien delimitados y limitados y no en un Estado con el poder de acabar con las diferencias sociales; quiero un Estado fuerte pero muy pequeño, como para que no asfixie la creatividad ni la voluntad, ni acostumbre a los ciudadanos a la idea de vivir del Estado. No creo que la educación sea el único medio para la superación económica: sin capital, sin empresas y sin emprendimiento, la educación no sirve de nada (para los chilenos que me puedan leer en este momento) y aquí me plego a la idea de Einstein, que sostenía que un gramo de ingenio vale más una tonelada de esfuerzo (conocimiento). Creo además que el capitalismo es un sistema imperfecto, pero es el único que cuenta con mecanismos que evitan su colapso, al contrario del socialismo, en donde los errores del sistema significan el desplome (y para el que no me crea, que vea lo sucedido en la Unión Soviética, en Alemania, en Checoslovaquia y tanto países más). Y no creo en regímenes totalitarios, de ninguna naturaleza!

Estando en Chile, me di cuenta de que había olvidado lo que era caminar de noche por las calles sin miedo a que me asalten. Me dí cuenta que el transporte no es económico y no tiene porqué serlo, me di cuenta que las leyes laborales deben servir para facilitar que quien necesite un empleado y quien necesite un empleo, pueda conseguir empleo o empleado rápidamente, en lugar de enfrentar trabas que dificultan la contratación. Mi venida aquí fue sencilla: tuve una entrevista con mi empleador y negociamos las condiciones de mi traslado, una vez aquí firmé el contrato y empecé directamente con la oficina de extranjería los documentos para aplicar a una visa sujeta a contrato, que tiene una duración de 2 años, período después del cual puedo renovar la aplicación por otros 2 años más o solicitar la residencia. Chile se ve beneficiado de un trabajador calificado que contribuye con la productividad del país y yo me veo beneficiado por vivir en un país con mejores condiciones laborales de las que tenía en Venezuela. Así de sencillo! Ahh, tampoco creo en nacionalismos (no se si los liberales somos muy nacionalistas, lo dudo)!! Mi patria es mi gente y donde esté mi gente! Soy un expatriado, extranjero, extraño o como lo quieran llamar, no porque esté fuera de Venezuela, sino porque estoy perdiendo el contacto con todos mis amigos, con mi familia, con los seres que más quiero y amo (K.A. incluída) y porque todavía no encuentro mi espacio en este país que me ha acogido muy bien, pero en el que todavía no encuentro mi lugar! Mi única nacionalidad es el calor humano de mis amigos y las cosas con las que crecí – el Avila, Margarita, mi casa, mis entrañables amigos.

Se me hace muy difícil creer que “Venezuela es lo mejor” sólo porque nací en ella: para mi es lo mejor por esas cosas que quiero y aprecio, pero estamos muy lejos de ser los mejores en casi cualquier contexto! Playas bonitas hay en Aruba, nieve en los andes hay en Chile, desiertos hay en el medio oriente y selva hay en Brasil! Lo que esta experiencia me ha permitido vivir de cerca es la cercanía que uno siente con sus coterráneos y es lo más común, pues compartes muchas cosas en común.

Ahora quiero volver la mirada a mi país: se avecinan las elecciones del 2012 y hay incertidumbre y expectativa por lo que pueda pasar. Se dice que el cáncer terminal podría acabar con la vida de Hugo Chávez antes de las elecciones y hay una oposición de corte socialista que en mi opinión no son una verdadera alternativa a lo que hemos vivido desde 1958. Yo espero que lo del cáncer terminal sea verdad, aunque no lo creo: en los últimos 10 años la Casa Blanca y el Depto. de Estado han matado a Fidel no menos de 8 veces y al día siguiente lo he visto saliendo en el Granma vivito y coleando. Por otro lado, veo en las encuestas que la popularidad de Chávez no ha mermado y que su palabra sigue siendo la última! Y en el caso que Chávez pudiera perder las elecciones, hay un grupo de gente que no puede permitir la derrota del régimen porque sobre ellos pesan órdenes de captura de organismos internacionales.  Por otro lado, el chavismo llegó para quedarse. Carlos Blanco en su columna “Tiempo de Palabra” decía en referencia a una entrevista que sostuvo con alguien del chavismo que “si nos quieren sacar de cuajo lo vamos a impedir; si nos quieren sacar más o menos civilizadamente, se lo vamos a hacer difícil; nosotros llegamos para quedarnos; podríamos convivir, falta ver quién de ustedes se atreve a asumirlo en ese elenco de bates quebrados”…

Mi reflexión aquí va para mis amigos liberales de Venezuela: seguiré siendo liberal hasta mis últimos días y no me siento representado por ninguna opción!! Pero para quienes se han quedado en el país y siguen en la lucha, es necesario trabajar por una opción que termine con el cáncer que está acabando con Venezuela. Sin dejar los proyectos liberales, no puedo criticar a quien en este momento apoye a Capriles Radonski o inclusive a Leopoldo López o María Corina Machado. Es el tiempo de sumar, no de restar!!!

Con la mente un poco más despejada, me despido!

Omar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s