Mi experiencia en Chile (parte I)

Hace mucho tiempo me debía a mi mismo esta entrada. Este blog está para ser leído por otros, es verdad, pero también para mis años futuros; para recordar sentimientos y experiencias, estados de ánimo y mi propia evolución. Y aunque trato de no escribir mucho sobre mi mismo, siento que lo que estoy viviendo bien vale la pena.

Hace un par de meses, tomé la que yo creo ha sido la decisión más importante de mi vida: dejé mi país, dejé mi casa, mi familia, mis amigos, todas mis cosas. Decidí empezar a escribir un capítulo nuevo en el libro de mi vida.

La oportunidad se presentó así: un gran amigo y compañero de OLTP Voice que antes se había venido a trabajar a Chile, un día me dijo que estaban buscando personas con un perfil similar al mío. Yo no estaba buscando trabajo: al terminar LIDERA, pensé en enfocarme en terminar mi tesis de la especialización (mi gran dolor de cabeza) y concentrarme en ella mientras esperaba el resultado de las elecciones en el 2012. Las elecciones del 2012 marcaban para mi el punto de quiebre: la victoria de Chávez hará imposible cualquier intento por sacar al país del abismo en el que se encuentra y hará recrudecer la crisis económica, política y social. No es mucho lo que se puede esperar de Venezuela en caso que ese escenario se haga realidad. Mi decisión de irme estaría postegrada hasta el 2012, cuando tendría que revisar mis opciones (entre ellas la posibilidad de unirme con mi pareja, quien ya también habría salido del país).

Todo sucedió muy rápido: envié mi CV, una semana de entrevistas telefónicas y y a la semana siguiente querían que viniera a Chile para conocerme personalmente y que yo conociera el país. No quise comentarlo con NADIE: apenas se enteró mi madre y 2 o 3 amigos más. El día que me venía a la entrevista, recibí muchas llamadas en el aeropuerto y los avisos en el aeropuerto internacional me delataron con mis interlocutores. Había emoción, expectativas: había miedo y esperanzas. Sucedió tan rápido, que tuve poca oportunidad de planificar las cosas detenidamente.

Y voila! Llegué un viernes de madrugada: a las 8:00am tendría la entrevista con mi supervisor inmediato. Sinceramente, tuve más entrevistas de las que pensé: unas 3 o 4 ese día. Salí esperanzado: en Chile se respiraban aires distintos a los de mi querida Caracas y siempre soñé con la posibilidad de vivir en otro país, no sólo para aprender de otra cultura, sino también  para apreciar las cualidades y defectos de mis coterraneos.

De regreso a Venezuela, a los 3 días me llegó la oferta laboral!!! Mi respuesta no podía esperar mucho tiempo y tuve que preparar todo como pude: renuncia, pre-aviso, CADIVI, comprar el pasaje, despedirme de mis amigos, mi cumpleaños, cerrar algunos asuntos pendientes. En 15 días debía estar aquí. Así que tuve que correr!!! Creo que nunca me costó tanto dormir y nunca pensé cuan agotador podrían ser las emociones. Despedirme de mis amigos no fue fácil: extraño a “mi manada”, extraño a Marianita, a LT, Alex, Rapo, Maggy y muchísima gente más. Al llegar aquí entendí que tu país no es un territorio físico, sino los afectos y lo duro que es hacerse sólo, en un país extranjero. Pero todo eso formará parte de otro relato… Aún queda mucho que contar!

Un pensamiento en “Mi experiencia en Chile (parte I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s