Socialismo (Bolivariano) = empobrecimiento del pueblo

ImagenEstoy a punto de cumplir dos años en Chile… Ya me falta poco para iniciar los trámites de la residencia, status migratorio que me permite dejar de depender del contrato que tengo con la empresa que me trajo a este lejano país y vivir un poco más tranquilo, sin la incertidumbre que me embarga cada vez que pienso en la remota posibilidad de “si en estos momentos tuviera que volver a Venezuela…” Créanme que es estresante pensar en esa posibilidad: no es sólo la inflación, la inseguridad, la polarización política, la situación política, económica y social, etc, etc, etc… sino la desazón que se siente cuando se piensa que es imposible progresar en tu país… Y para muestra, un botón:

Hace un par de días decidí llamar a una amiga y ex-compañera de trabajo, a quien tenía algo olvidada en el ajetreo de mi propia existencia. Ella y yo tenemos un perfil parecido: somos ingenieros, contemporáneos en edad, con postgrado en Gerencia de Telecomunicaciones en la USB, nivel socioeconómico equivalente, perfil de cargo similar en la empresa donde trabajábamos y casi la misma antiguedad.

A mis 32 años ya se va haciendo el momento de pensar en el futuro: compra de departamento, constitución de una familia, planes previsionales de retiro, ahorro, etc.. Yo, aunque sólo, no escapo a estos proyectos y tengo entre ceja y ceja comprar un departamento aquí en Chile.

Cuando la llamo, la pregunta obligada a mi amiga es cuándo viene a visitarme. Su rpta es que por ahora no puede, pues al igual que yo necesita comprar un departamento. Y digo necesita porque mi amiga está casada desde hace casi cuatro años, tiempo durante el cual ha vivido en casa de su madre junto con su esposo, al igual que yo, que viví con mi madre hasta antes de emigrar. Y bueno, ya conocen el dicho: “El casado, casa quiere!

Sería lógico pensar que, dada la situación, mi amiga hubiese podido acumular la inicial para la compra de su departamento durante el tiempo que ha vivido con su madre y más aún, siendo que su pareja también trabaja, entre los dos deberían haber reunido una buena cantidad de dinero, suficiente para comprar una casa (apartamento o como se quiera llamar), que les permita al menos conservar el mismo status de vida que actualmente tienen…

Como yo también ando viendo apartamentos en Chile, tengo una idea de la situación aquí (aunque estoy bastante descontextualizado de la situación de Venezuela), así que cuando hablamos le dije que yo también andaba en planes de compra y de paso le pregunté hasta cuánto podía pagar, ya que posiblemente conocía a alguien que deseaba vender su apartamento en el este de la ciudad.

En mi caso, aquí en Chile se está viviendo un boom inmobiliario: algunos lo llaman burbuja, pero yo personalmente creo que es producto del crecimiento económico que ha impulsado la demanda. Y a diferencia de Venezuela, aquí SI existe un pujante impulso del sector inmobiliario y continuamente se está renovando toda la ciudad. Sin embargo, pese a la variada oferta, aún no se alcanza los niveles de la demanda.

En Venezuela, por el contrario, el sector inmobiliario está fuertemente deprimido: existe desabastecimiento de materiales de construcción, un caos sindical que no ha sido mostrado publicamente y que traba el desarrollo del sector, inseguridad jurídica y económica y en general no existen planes de desarrollo urbano (que son responsabilidad del Estado) que permitan planificar el futuro de las ciudades. Y todo esto sucede en un país “joven” donde la población continúa creciendo y que por tanto necesita y demanda soluciones habitacionales. Por lo tanto, tenemos que Venezuela tiene una enorme demanda (que debería ir a la par de la tasa de natalidad) y una oferta pequeñísima, impulsada por los problemas antes enumerados.

Volviendo a mi amiga, me contestó que actualmente podría pagar hasta BsF 1.100.000 (con todo y crédito): el equivalente a unos US$ 45.000 (utilizando dolar referencial del mercado negro). Mi asombro no podía ser más grande!!! En mis diligencias para comprar un apartamento aquí en Chile, encontré que podía obtener un credito para pagar hasta unos 200.000 US$, una diferencia abismal respecto a lo máximo que podría aspirar mi amiga en Venezuela!!!! Y me di cuenta que esa sería mi situación de vivir en Venezuela hoy en día.

Entonces, ¿cuál es el costo de oportunidad (término económico para referirse a lo que se renuncia cuando se toma una decisión) para un profesional que sigue viviendo en Venezuela hoy en día? Pensando en que mi amiga y yo partimos de condiciones iniciales “parecidas” (algo así como un Ceteris Paribus económico) la conclusión más obvia es que todo profesional venezolano que viva dignamente de su sueldo en Venezuela, está destinado a empobrecerse, mientras que para sus pares que han emigrado, serán verdaderamente capaces de “acumular riqueza”.

Ese empobrecimiento es natural a todo Sistema Socialista (puesto que todos los sistemas socialistas comparten unas determinadas características que finalmente derivan deformaciones económicas que imposibilitan el progreso y el crecimiento económico de un país), desde la URSS, pasando por Cuba, hasta la China socialista y Alemania Oriental. Chile también lo vivió durante unos cuantos años, bajo el signo de Salvador Allende, pero afortunadamente pudo volver a la senda del progreso económico y en pocos años convertirse en el más claro ejemplo en América Latina del resultado de la aplicación de políticas liberales (aunque con muchas amenazas al día de hoy, empujadas por la izquierda radical que no cesa en su puja por alcanzar el poder y derrumbar todo el orden construido hasta ahora).

Con esto en mente, la pregunta es: ¿hasta cuándo el socialismo seguirá empobreciendo al pueblo??

El capitalismo ha creado los mayores estándares de vida jamás conocidos en el mundo. La evidencia es incontroversible. El contraste entre Berlín Occidental y Oriental es la demostración definitiva, como un experimento de laboratorio a la vista…” Ayn Rand

El capitalismo no es un sistema del pasado; es el sistema del futuro -si es que la Humanidad va a tener algún futuro..” Ayn Rand

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s