Poesía y vino…

LOGO BUENO

No se si me gusta la poesía. Para que me gustase, tendría que haber leído a muchos poetas y decantar en ellos mis gustos y preferencias entre sus respectivas obras. Creo que esa sería la verdadera forma de saber cuánto me gusta. En cambio, se que me gusta el cine: tengo mis directores preferidos y una lista de películas favoritas y también un género que me encanta. Sobre el 7mo arte si puedo decir cuándo algo me gusta y cuándo algo no: puedo ver la poesía en una imágen por los colores, la música, la fotografía. Puedo apreciar la magia en el lento humo que desprende del cigarro. Y sueño con tener un cinemateca de obras predilectas: una colección la cual pueda compartir con amigos y familia al borde del televisor en el sofá de mi casa. 

En cambio, con la poesía es otra cosa. No sueño con compartirla con mis amigos: sólo aspiro a encontrar un par de versos con los que me identifique, que hablen por mi, que reflejen lo que siento. 

A quien debo agradecer, al menos, no ver la poesía con el típico menosprecio contemporáneo, es a mi papá. De pequeño, solíamos acostarnos los sábados en la tarde a leer algún poema. Por él, en mi casa había libros de los Grandes Poetas del Siglo de Oro Español, entre otros. Y gracias a él, conocí a Andrés Eloy Blanco. Papá me enseñó algunos de sus versos y ese es uno de los recuerdos más bonitos que atesoro.

No sé si Andrés Eloy Blanco es el mejor poeta del mundo. No me importa en lo absoluto. Al igual que el vino, creo que cada quien elige el que más le acomode: algunos amarán a Benedetti, otros admirarán a Neruda. Unos amarán el Cabernet Sauvignon, otros el Syrah. A mi me gusta el Carmenere y el Malbec. Nunca consideraré que se de vinos, aunque de esos si he probado unos cuantos, pero creo que estoy resignado a guardar un especial afecto por la poesía de Andrés Eloy Blanco. Me gustan sus versos sencillos, cálidos y cercanos. Me gusta su temática: ¿Qué venezolano no ha escuchado en Mérida el poema a “La Loca Luz Caraballo”? ¿Y quién no ha escuchado la frase “Píntame angelitos negros”?

——–o———

Silencio

Cuando tú te quedes muda,
cuando yo me quede ciego,
nos quedarán las manos
y el silencio.

Cuando tú te pongas vieja,
cuando yo me ponga viejo,
nos quedarán los labios
y el silencio.

Cuando tú te quedes muerta,
cuando yo me quede muerto,
tendrán que enterrarnos juntos
y en silencio;

y cuando tú resucites,
cuando yo viva de nuevo,
nos volveremos a amar
en silencio;

y cuando todo se acabe
por siempre en el universo,
será un silencio de amor
el silencio.

——–o———-

A pesar de no ser muy conocido ni dentro ni fuera de Venezuela, creo que Andrés Eloy Blanco fue un gran poeta. Y a mi memoria, siempre vendrán sus versos!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s